Conflicto y paz

La población civil, los grandes afectados del paro armado en el Catatumbo

Foto: AFP - ww.colombia.com
438views

El Eln y disidencias del EPL, conocidas como “Los Pelusos”, se declararon la guerra el pasado 14 de marzo por obtener el control del narcotráfico en la zona fronteriza con Venezuela. De acuerdo con la ONU, esta confrontación ha afectado a 20.000 personas y más de 1.000 campesinos han sido desplazados. Entérese aquí, de forma corta y clara, las consecuencias del paro armado en la zona del Catatumbo. 

El pasado 15 de abril, por medio de un panfleto, “Los Pelusos” decretaron paro armado en el Catatumbo, Norte de Santander. El comercio y el transporte están paralizados para evitar cualquier tipo de retaliación por parte de las guerrillas del Eln o el EPL. Por esto, el 17 de abril, la Gobernación del Norte de Santander anunció la suspensión de clases en 80 instituciones educativas en 11 localidades del norte del departamento, dejando sin actividades escolares a 45.000 estudiantes.

Durante el quinto día del paro armado un hombre murió y 2 civiles resultaron heridos en enfrentamientos entre “Los Pelusos” y el Eln en San Calixto. Además, un carro y una moto fueron incinerados en Tibú. Los habitantes de la región han cuestionado la actitud del gobierno sobre la situación que padecen a raíz del paro armado. En su momento, el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, sostuvo que hay un paulatino retorno a la normalidad. Mientras tanto, los campesinos aseguran que hay desplazamientos masivos y asesinatos. “No hay comercio, educación y transporte. Aquí no hay nada normal señor Ministro”, replicó el líder campesino Holger Pérez.

Finalmente, la Defensoría del Pueblo manifestó a través de un comunicado de prensa su preocupación por las violaciones a los derechos humanos que están ocurriendo en la zona del Catatumbo. A su vez, Carlos Negret, defensor del pueblo, rechazó los hechos de secuestro, amenazas contra líderes comunales, suspensión de clases, restricción de la movilidad, el cierre a locales comerciales y la intimidación a los medios de comunicación en medio de las confrontaciones entre las guerrillas.

Redacción: Sebastián Sánchez Toro

Leave a Response

Pin It on Pinterest

Share This